Difundir sin difundir – Bienvenida

Comparte

Primero que todo, les voy a ser muy sincera, la motivación de todo esto, lamento defraudarlos, no es la música… No, hay una razón más profunda, de nuestro mi ser interior. Y esa razón es:

Hacer lo que uno ama; hacer lo que no te deja dormir en las noches y te despierta por las mañanas; entregar lo mejor de ti a lo que te apasiona y lo que es capaz de mover cada célula de tu cuerpo; dedicarte y perfeccionarte por algo que no podrías vivir sin ello.

Y eso amigos míos, eso si es la música. La música en todas sus aristas.

¿Pero cómo involucrarme si no soy música, no soy cantante, no soy compositora? Bueno, busquemos un problema en la música… Inmediatamente a mi cabeza: Bandas Emergentes.

Existen miles de bandas emergentes, miles de tocatas sin público, miles de músicos desorientados, mucho talento desperdiciado. Y, por otro lado, plataformas para emergentes con conflicto de intereses, escenarios pobres, entes de difusión poco involucrados.

Y en este contexto tan hostil para el talento chileno, puedo dar fe, que las bandas siguen haciendo lo mismo tocata tras tocata. Llevándole el publico a los locales. El local gana el consumo ¿y ellos?

Las bandas ni siquiera ganan la difusión, porque ellos llevan el público. Pésimo y así ha sido siempre, desde que tengo memoria.

Y cuando una banda logra generar un poco público, más algunos ahorros, busca oportunidades en el extranjero, porque acá, ya no hay nada más que hacer.

Pero el problema no termina ahí.

¿Por qué los locales prefieren bandas tributo para los viernes y sábados, y las bandas emergentes para el resto de la semana? ¿Y si tienes suerte un jueves? Por un lado, el local decide, sí, es su negocio. Pero el principal motor de estas decisiones es:

El consumidor, el usuario, el cliente final, el público.

El púbico chileno, conservador, adverso al riesgo, tranquilo en su zona de confort, escuchando lo clásico, lo conocido, lo tradicional, lo que sabe que le va a gustar, lo que escucha la masa, lo que los medios de difusión masivos ya le han mostrado un millón de veces.

Entonces, ¿Cómo acercamos estos dos mundos tan distantes, pero que deberían estar más cerca que nunca?

Siendo un ente involucrado con la música, un infiltrado en el público, para mostrarles lo interesante que puede llegar a ser la música chilena. Pero no con tecnicismos, sino que, como una persona común y corriente, que les dice: Escucha esta banda, o vamos a esta tocata. Así de simple, así de sincera, yo me doy el trabajo de buscar lo que al público le podría gustar o inspirar.

¿Pero por qué la gente seguiría mis recomendaciones? ¿Por qué la gente sin conocerme apostaría por mis propuestas musicales? Bueno, he ahí donde entran, los músicos connotados, los clásicos. Porque no vamos a llegar al público mostrando directamente bandas emergentes, eso no llama la atención.

Yo, particularmente, quiero mostrar, bajo la connotación femenina que, la música nos pertenece a todos. Hablar de música, comentar los shows en vivo, acercar a los músicos chilenos, compartir experiencias, compartir el público, compartir ideas. Y difundir sin difundir, o como dicen por ahí, vender sin vender.

Creo que toda mi vida me he dedicado a escuchar música nueva, bandas nuevas, muchas tocatas, tratando de encontrar algo, no sé, tal vez por el miedo a no perder las ganas de sorprenderme. Una búsqueda de algo especial, algo imparable, algo brutal, energía pura. Y creo que hoy le di una misión y una visión a esa búsqueda constante.

Potenciar a los músicos chilenos. Que no tengan que salir del país para poder lograr algo. Sino que, como conducto regular, que una vez reconocidos en su país, puedan abrir mercado saliendo a mostrarse al mundo, como una “consecuencia” de su fama en Chile, y no como una “condición” para su fama en Chile.

Bueno todo esto fue la ignición que necesita un cohete para despegar, un lanzazo a la música.

Pero ya no podía ser sólo un blog. Y así como el trabajo de Paul McCartney y Michael Jackson, nació la colaboración con un gran amigo de la vida, músico por excelencia. Hace su entrada Kriss, quien llega a complementar y llenar el vacío técnico, poniendo la guinda de la torta con su conocimiento musical, con la misma garra y pasión por descubrir el talento emergente.

Porque queremos entregar algo de calidad, queremos marcar un antes y un después en la escena musical chilena, queremos romperla, queremos revolucionar, queremos hablar y, queremos por sobre todas las cosas, generar un cambio.

Y así es como Angélika Musa, entra en terreno firme y concreto, dando forma a un nuevo medio de difusión digital: Muza.cl

Lo sé, las expectativas son altas, pero nada es imposible cuando hay determinación y pasión de por medio. Tenemos muchos cambios a nuestro favor, hay muchas ideas todavía por concretar, y este medio será una constante evolución, una bola de nieve que empezó a caer y es imposible que alguien pueda detenerla.

Muchas gracias por todo el apoyo, esto es sólo el comienzo.

¡Bienvenidos a Muza.cl!

Un fuerte abrazo,

Angélika Musa
Editora Muza.cl